miércoles, 15 de septiembre de 2010

Bela Lugosi


Bela Lugosi fue el nombre artístico del actor Bela Ferenc Dezső Blaskó (20 de octubre de 1882 - 16 de agosto de 1956). Nació en Lugoj, Transilvania, región del Reino de Hungría que estaba anexionado al Austro-Húngara (hoy Lugoj, Rumania), siendo el más pequeño de los cuatro hijos de un banquero.

Lugosi comenzó su carrera como actor en Europa, trabajando en distintas obras de Shakespeare.
Durante la Primera Guerra Mundial participó como teniente de infantería y tras la contienda formó parte activa en la izquierda de su país y fundó el sindicato de actores. En 1917 contrajo matrimonio con Ilona Szmik de quien se separaría en 1920.
Tuvo que exiliarse debido a su actividad política primero a Alemania en 1919, y posteriormente abandonó Europa y se marchó a los Estados Unidos. Allí recibió el papel de su vida, el del Conde Drácula, que interpretó primero en los teatros de Broadway y en diversas giras y que posteriormente llevó a la pantalla de la mano de Tod Browning en Drácula de 1931.
Se caso con una millonaria –Beatrice Week- a la que no quiso nunca, pues fue afamado amante de otras mujeres.
A pesar de que hubo críticos de cine que fueron demasiado duros con Bela, el actor húngaro se hizo famoso no sólo en Hollywood, sino en el mundo entero con su papel de Drácula.


Fue el inventor del frac de fiesta, de la capa con forro bordo y de la gomina exagerada. Nadie le puede negar a Bela Lugosi que logró darle personaje de Drácula ciertos dotes de personalidad que todavía le dura. Su enfatizada interpretación del personaje –fue siempre actor de teatro y olvidó que en el cine existen los primeros planos- hizo por su parte que le criticaran definiéndolo como un actor que “los primeros cinco minutos daba risa para después dar pena el resto de la película”.



A partir de ahí, Lugosi protagonizó toda una escalada derecha al estrellato con papeles siempre relacionados con el personaje de Stoker.

Pasó de ser el más sofisticado Drácula hasta llegar a la decrepitud más delirante. Comenzó a protagonizar películas de la serie B donde el personaje era ridiculizado, prestándose Lugosi a tal crueldad.


Después vino la parte en la que trabajó con Ed Wood, catalogado por casi todos como el peor director de la historia del cine.

Poco a poco fue perdiendo la cordura. Conforme la fama iba desapareciendo,su poder adquisitivo fue también perdiendo solidez. Para colmo de males, Bela Lugosi tenía problemas con las drogas. Cuentan algunos que acabó prácticamente arruinado, pidiendo dinero por las calles de Hollywood vestido de Drácula y asustando a las chicas cuando regresaban a casa después de salir de la oficina. Concedió entrevistas vestido asi y también cuentan que dormía cada noche con su frac renegrido en el interior de un ataúd. Se metió tanto en su papel que llegó a no discernir dónde estaba la realidad y dónde la ficción.



Murio en 1956 a los 73 años.

Se dice que gritaba que era un vampiro y que no estaba destinado a un final. La leyenda es muy perversa, y alguien alguna vez escribió que cuando expiró el último suspiro, desde la habitación del hospital donde estaba ingresado, salió por el pasillo un gran murciélago que cruzó el corredor buscando una ventana por donde escaparse y perderse en la infinidad del ocaso. Todavía nadie ha sabido dar explicación a tan extraño suceso.

2 comentarios:

  1. Lugosi fue algo parecido a lo que hoy llamaríamos un "actor del método". David Manners, que encarnó el papel de Jonathan Harker en "Drácula" (1931) decía que durante las pausas del rodaje Lugosi se pasaba el tiempo delante de un espejo y diciendo "Soy Drácula" una y otra vez. Borgo.

    ResponderEliminar
  2. eso explicaria porque en su epoca de decadencia debido a las drogas volvio a ese recuerdo de su epoca de mayor gloria.tambien lei alguna vez una anecdota en la que el miraba la television y decia:"y dicen de mi que estoy loco porque me gusta usar mi capa negra y roja..."

    ResponderEliminar